Áreas Técnicas

Vía

La explotación del material rodante viene determinada, entre otros factores, por las características de la superestructura de la vía. Hay que tener en cuenta su trazado (radio de curvatura y pendiente), materiales, calidad, etc. Por ello uno de nuestros retos es proporcionar la mejor infraestructura posible a nuestros clientes operadores con el objetivo de incrementar su capacidad de tráfico, como en Cercanías, o de elevar la velocidad comercial a 200/220 Km./h, en el caso de Media y Larga Distancia. Todo ello, garantizando los niveles adecuados de seguridad, calidad, fiabilidad y disponibilidad.

Aparte de ejecutar las labores habituales de mantenimiento, hay otros hitos a destacar en esta especialidad.

Respecto a aparatos de vía, se siguen implantado las travesías de unión doble, tipo B, que permiten en comparación con tipos antiguos la supresión de las juntas en vía y de los aparatos de dilatación colaterales, lo que mejora el nivel de confort para nuestros clientes. Se trabaja también con este fin en el desarrollo de tecnologías híbridas para la sustitución de los aparatos de tipo A, con supresión de juntas y utilización de materiales soldables y más duraderos.

Avanzamos en la soldadura de carril, mediante la prescripción del uso de crisoles de un solo uso, la mejora de las soldaduras aluminotérmicas de carril y a través de una activa participación en la homologación y utilización de los robots de soldadura por chisporroteo en plena vía.

En los últimos años se ha desarrollado un sistema de trabajo mediante amolado asimétrico que reduce el desgaste del carril en las curvas de radio reducido. También estamos ensayando diferentes tipologías “vía en placa”, esto es, sin balasto, mediante bloques, traviesas o conjuntos prefabricados de hormigón con sistemas antivibratorios sobre losas de asfalto y hormigón, incluyendo también desvíos sobre traviesas de hormigón. El objetivo es, junto a minimizar ruidos y vibraciones, contar con una vía más duradera y económica en su explotación.


Innovación

Otro notable avance ha sido la mejora y nuevo diseño de vía sobre viaductos y puentes, especialmente en tramos metálicos con balasto. Se han implantado nuevas tecnologías de encarriladoras y aparatos de dilatación, que permiten el movimiento independiente de la vía y la estructura por las acciones de frenado y dilatación térmica. Con ello se consiguen aumentos de velocidad en tramos metálicos hasta los 160 Km./h y todo ello contribuye también a una importante reducción de la repercusión de los costes de mantenimiento.

En cuanto a las sujeciones y elementos de fijación del carril a la traviesa, a lo largo de estos últimos años hemos trabajado en la mejora de sus prestaciones, precio, duración, etc., consiguiendo mejoras en su uso sobre cualquier tipo de traviesa de hormigón (sujeción VM), o sobre traviesas tipo RS (J2, sujeciones de patente propia). Asimismo se trabaja en la mejora de las juntas aislantes en vía, para aumentar su fiabilidad y vida útil.

En la actualidad se siguen desarrollando soluciones técnicas para la implantación continua de vía sin juntas sobre los tramos existentes con traviesas de madera, así como la mejora de los procedimientos e instrucciones para la reutilización y levante de materiales en vía para las rehabilitaciones y renovaciones de vía.

Además trabajamos en la homologación de autorizaciones de uso para herramientas y maquinaria ligera de trabajos en vía, así como en la redacción de instrucciones de utilización y normativa aplicable a la misma, de cara a su mejor y más seguro y cómodo uso por los operadores propios y de contratistas.

Disponemos de un coche de auscultación geométrico de la vía, para anchos ibérico y UIC, capaz de operar a velocidades de hasta 200 Km./h, que mide la geometría de la vía, geometría y desgaste de carril, desgaste ondulatorio... , en aras de un óptimo mantenimiento según estado, que garantice la calidad y seguridad de las circulaciones. Con este vehículo se persigue el conocimiento preciso y exacto de cara a la ejecución de las tareas de mantenimiento. En este coche se ha instalado un sistema de tratamiento de imágenes para detectar defectos apreciables visualmente a 200 Km/h sobre carril, traviesas y sujeciones.

Igualmente existe también un vehículo dotado de un sistema de auscultación ultrasónico de carriles, que cuenta con un conjunto innovador de sondas-rueda y un sistema informático para la detección automática y localización de los defectos internos del carril.