Estaciones Históricas

Palacio Fernán Nuñez

Construido por el arquitecto Martín López Aguado en 1848, y vinculado a la
casa ducal de Fernán Núñez, este edificio, muy próximo al Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, constituye uno de los ejemplos más significativos de la opulencia con que vivía la aristocracia madrileña durante el periodo isabelino. Su sencillez exterior, más en línea con el orden clásico de los palacios dieciochescos –simetría en los huecos, pilastras, balcones- contrasta con el barroquismo y la suntuosidad de su salón de bailes, salones, saletas, piezas de lectura y despachos ricos en frescos, esculturas, estucos, sedas, marqueterías y cristalerías. Y es que entonces, en palacio se celebraban tertulias, certámenes literarios, lujosas fiestas, conciertos y bailes, y a los que solía acudir con frecuencia la mismísima reina Isabel II.

En la década de 1970 fue reformado por un grupo de arquitectos compuesto por Fernando Ruiz Jaime, Federico Echevarría y Horacio Domínguez con objeto de instalar en parte de sus dependencias el Museo del Ferrocarril. En 1983 el museo fue trasladado a la Estación de Las Delicias, destinándose el palacio en 1941 a usos administrativos de Renfe, siendo hoy fundamentalmente la sede de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles.

A lo largo de todos estos años, Patrimonio y Urbanismo Renfe ha mantenido en buen estado de conservación los salones originales del palacio, preservando todo su esplendor de antaño. Desde hace un par de años se vienen realizando obras de restauración en el palacio, sobre todo en sus dos fachadas exteriores así como la restauración y acondicionamiento de sus patios y claustros interiores, lo que no impide el normal funcionamiento del horario de visitas.